Archivo de la etiqueta: alcalino

Magnesio, función y propiedades en el organismo

Estándar

clorurodemagnesio 

Aunque la presencia del magnesio en el organismo sea mucho menos importante que el calcio y el fósforo (apenas 30 gr en un adulto medio) sus funciones son tan o más primordiales. El magnesio resulta clave para la correcta transmisión de los impulsos nerviosos, el trabajo de los músculos (en especial el músculo cardíaco) la permeabilidad celular, la producción de más de 300 enzimas, la replicación del ADN y la neutralización de la excitación celular que provocan las hormonas del estrés. Del magnesio depende el metabolismo de los macronutrientes (grasas, azúcares y proteínas) y el buen funcionamiento de las células hepáticas.

El 60% del magnesio corporal se encuentra en los huesos, desde donde puede liberarse en caso de necesidad. Cuando nos vemos sujetos a situaciones estresantes, el organismo acude a sus reservas de magnesio (depositados en la estructura ósea) transportándolas al flujo sanguíneo. Luego de cumplir su función, calmando la excitación celular, el mineral es excretado del cuerpo. Sin duda este drenaje se ve magnificado por la prolongada y cotidiana exposición al estrés.

En condiciones normales podemos reponer la pérdida de magnesio con una dieta basada en alimentos integrales, pero es por este motivo que nos encontramos con serias carencias en los alimentos producidos industrialmente y luego refinados. Todo comienza con su ausencia en los suelos, por agotamiento y por ser uno de los minerales inhibidos por la fertilización química a base de nitrógeno. Hemos visto que de suelos empobrecidos surgen plantas y semillas proporcionalmente carentes. A esta pérdida debemos agregar la que generan los procesos de refinación. Se le retira del trigo, al eliminar el germen y el salvado para dar lugar a la harina blanca. También se elimina en la sal, para evitar la formación de terrones, por su capacidad de capacidad de absorber humedad. Por la misma razón es descartado en la refinación del azúcar blanca.

La carencia de magnesio en el organismo (muy común por nuestros hábitos alimenticios y condiciones de estrés) genera variados trastornos nerviosos, dificultades de concentración, palpitaciones, problemas de evacuación, debilidad muscular, ósea y cartilaginosa e insuficiencias renal y hepática. Por cierto que es recomendable reponer su carencia a través del consumo de alimentos ricos en este mineral tales como el germen de trigo, semillas, sal marina integral, azúcar integral, semillas y algas, evitando aquellos refinados  como harina blanca, azúcar blanca o sal refinada. Pero cuando estamos en presencia de una carencia crónica podemos echar mano temporalmente a un recurso sencillo, económico y efectivo: el cloruro de magnesio (el mismo que se descarta en la refinación de la sal de mesa). No olvidemos que las formas alimentarias del magnesio son siempre preferibles a las sales, pero en casos de déficit es necesario suplementar. Para conocer detalles del empleo del cloruro de magnesio, recurrimos al texto del padre Chor, gran difusor de su utilización terapéutica.

Los problemas de la columna vertebral, nervio ciático, descalcificación, etc., tienen ahora la cura perfecta, sin dolor, fácil y barata, y al mismo tiempo resuelve las enfermedades por carencia de magnesio en la alimentación, inclusive la artritis.

Les cuento mi caso: estando casi paralítico, 10 años antes de comenzar el tratamiento (contaba con 61 años de edad), sentía punzadas agudas en la región lumbar (en la columna vertebral). Los médicos afirmaban que mi mal era incurable; al levantarme de la cama, cada mañana sentía un fuerte dolor en la columna. Los médicos decían que era causado por el nervio ciático que presionaba la tercera vértebra; este dolor se hacía sentir también cuando estaba parado, razón por la cual tuve que trabajar la mayor parte del tiempo sentado.

Hubo un año en que todo lo hacía sentado, menos la misa; todo era un tormento y tenía que suspender mis viajes a causa del dolor. Después de algún tiempo, casi medio año, esperaba encontrar mejoría. Durante un verano muy seco, empeoré más. Comencé entonces inclusive a decir misa sentado. Entonces volví a la ciudad de Florianapolis, en Brasil, buscando un especialista que me atendiera, tomando nuevas radiografías. Ahora ya no era una sola vértebra, sino que eran varias las vértebras descalcificadas.

Nada era posible hacer; las diez aplicaciones de ondas cortas en la columna no detuvieron el dolor. El dolor era tan intenso que ni siquiera podía dormir acostado, permaneciendo sentado en la cama hasta casi caer de sueño. Así descubrí que podía dormir enrollado en la cama en posición fetal, solo esto daba resultado. Entonces, desengañado por los doctores, apelé a DIOS: “¿Estás viendo a tu criatura? y no te cuesta nada darme una solución”.

Casualmente fui a un encuentro jesuítico en Puerto Alegre y el padre Juárez me contó que era fácil la cura de mi problema: con cloruro de magnesio. Me mostró escrito en un libro del padre PUIG, jesuita español, que lo había descubierto curando a su madre, que en esa época se encontraba en estado avanzado de descalcificación. Y en broma me dijo: “Tomándote ésta sal (cloruro de magnesio) sólo vas a morir si te das un tiro en la cabeza o por algún otro accidente”. Comencé a tomar una copita por la mañana y otra por la noche; así mismo continué durmiendo enrollado en la cama. Como a los 20 días desperté estirado en la cama sin sentir ningún dolor, pero si sentía dolor al caminar. Pasaron 40 días, cuando finalmente me levanté todo extrañado: “¿Será que estoy soñando?” Ya no sentía nada de dolor y hasta conseguí dar un paseo por la ciudad, recordando los 10 años pasados cargando con aquel tremendo dolor. Después de otros 10 días, caminé el día entero sintiendo un pequeño malestar; a los 60 días de estar tomando la misma dosis, la pierna dolorida estaba igual o mejor que la otra. A los 3 meses sentí mayor flexibilidad y a los 10 meses conseguía doblarme como un deportista

El magnesio arranca el calcio calcificado en los lugares indebidos y los coloca sólidamente en los huesos y más aún, consigue normalizar la corriente sanguínea, estabilizando la presión. El sistema nervioso queda totalmente calmo, sintiendo mayor lucidez. Las frecuentes punzadas en el hígado desaparecieron; la próstata que habían dicho a los médicos debería ser operada en la primera oportunidad, ya no me incomoda. Pero el efecto más importante es el estado de ánimo, al punto que muchas personas me preguntaban: “¿Qué está pasando contigo, estás más joven?” Y yo contesto: “Es verdad, me retornó la alegría de vivir”. Por eso me siento obligado a repartir esta solución que me vino de Dios. Centenares de personas se han curado de estos males: columna, artritis, nervios, etc. Así que manda copias de este artículo a otras personas que lo puedan necesitar.

 Alternativa en solución liquida:

Modo de preparación: Disolver en un jarro de vidrio 30 gramos de cloruro de magnesio en un litro de agua hervida fría. Mezclar bien con cuchara de madera. No utilizar elementos plásticos ni metálicos. Es importante que el cloruro de magnesio lo adquiera en grado farmacéutico, con alguna marca que certifique su calidad y nunca en una bolsa común y sin nombre, por los riesgos que esto representa. Se conserva sin cuidados especiales en una botella de vidrio.

Alternativa en tabletas: Cada tableta cumple la función de una toma de la solución liquida, resolviendo el problema del sabor que molesta a algunos pacientes y puedes llevar las tabletas contigo para dar continuidad al tratamiento.

clorumag

Si requieres esta presentación (140 tabletas) comunícate conmigo en CONTACTO

            email-icon floreseimanes@gmail.com           O                mini whatsapp +569 92299921 

 

Dosis recomendada: una copita de licor, teniendo en cuenta la edad y los padecimientos.

De los 40 a los 55 años: Media dosis o una tableta diaria en ayuna.

De los 56 a los 70 años: Una dosis por la mañana una tableta diaria en ayuna.

De los 71 en adelante: Una dosis por la mañana y otra por la noche o una tableta por la mañana en ayuna y otra antes de dormir.

Importante: Para las personas que viven en la ciudad, con alimentación de baja calidad, con productos enlatados y abundantes en químicos deben consumir una dosis doble, independiente de la edad.

Importancia del cloruro de magnesio: El magnesio produce equilibrio mineral, reanima los órganos de las funciones vitales (glándulas), activa los riñones para eliminar el ácido úrico; en la artritis, descalcifica la membrana de las articulaciones; ataca la esclerosis calcificada, evitando infartos; purificando la sangre, vitaliza el cerebro; devuelve y conserva la juventud hasta avanzada edad.

El magnesio es de todos los minerales el más indispensable, especialmente después de los 40 años cuando el organismo comienza a absorber cada vez menos magnesio de la alimentación, provocando vejez y enfermedades. Por eso debe ser tomado de acuerdo a la edad.

El magnesio no crea hábito. Una persona no conseguirá escapar de todos los males simplemente por tomar magnesio, pero al consumirlo ayudará a su organismo para los procesos regenerativos y un sentir más saludable.

El magnesio no es un remedio, es un alimento sin ninguna contraindicación y compatible con cualquier medicamento en simultáneo. Tomarlo para una enfermedad determinada, equivale a reordenar todo el organismo, consiguiendo de ésta forma una cura integral.

Principales aplicaciones: Nutrición celular, disminuye el agotamiento intelectual, elastiza las arterias, cura la artrosis, elimina la atrofia muscular, remedia el desequilibrio mineral, modera los desórdenes digestivos e intestinales, alivia la fatiga, previene problemas de próstata, es laxante y tonificante.

Indicaciones: Columna, nervio ciático, calcificación, sordera por calcificación. Dosis: tres dosis (mañana, tarde, noche). Una vez obtenida la cura, abandonar su toma para evitar, en forma preventiva, el retorno de la enfermedad.

Artritis: El ácido úrico se deposita en las articulaciones del cuerpo, especialmente en los dedos, que se hinchan; esto es porque los riñones están fallando por falta de magnesio (revisar los riñones, por si acaso existen problemas mayores). Dosis: una dosis por la mañana; si en 20 días no siente mejoría, entonces tome una dosis por la mañana y otra por la noche. Después de curado, continuar con la dosis preventiva (una dosis por la mañana).

Próstata: Un anciano ya no conseguía orinar; en la víspera de la operación le dieron 3 copitas e inmediatamente comenzó la mejoría; después de una semana estaba totalmente curado sin necesidad de cirugía. Hay casos en que la próstata vuelve a su total normalidad. Dosis: dos copitas por la mañana, dos por la tarde y dos por la noche. Al conseguir mejoría, tomar sólo la dosis preventiva.

Achaques de la vejez: Rigidez, calambres, temblores, arterias duras, pérdida de memoria y falta de actividad mental. Dosis: una dosis por la mañana, una por la tarde y otra por la noche

Cáncer: Todos tenemos cáncer en grado moderado que consiste en algunas células malformadas por causa de sustancias o por presencia de partículas tóxicas. Estas células no son compatibles con las células sanas. El magnesio consigue combatir las células cancerosas, vitalizando las células sanas. Cuando el cáncer comienza a extenderse lentamente, no causa dolor que nos ponga alerta, hasta que aparece el tumor. Cuando la enfermedad está muy avanzada, el magnesio apenas puede frenar un poco el avance del cáncer, pero ya no curar. El magnesio es un eficaz preventivo contra el cáncer de las mamas y de la matriz (útero), así como en la próstata.

 

Si quieres más información acerca de alimentación saludable, dietas para alcanizar tu pH, orientación ó una consúlta escribe a contacto, pide una cita presencial o vía skype (usuario: Terapeuta multiespecie)

Fuente: http://www.unmundodebrotes.com

Anuncios

Alimentos alcalinos y ácidos, y el equilibrio del pH en nuestro organismo

Estándar

Con el paso del tiempo se nos está informando cada día más sobre la alimentación alcalina y como la acidez de los alimentos puede afectar nuestra salud.

La alimentación propuesta por los naturistas cada vez da más importancia a los alimentos alcalinos y a estos dos conceptos, ya que la evolución que sufren los alimentos después de la digestión influyen de manera importante, en la correcta actividad del organismo. Ahora sería bueno adquirir nuevos conocimientos sobre los alimentos alcalinos o que alcalinizan y los que en contraposición pueden ser acidificantes naturales (alimentos ácidos).

Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos de acuerdo a su contenido en proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas otorgan una condición de acidez o de alcalinidad al organismo.

Para que nuestras células trabajen de forma correcta y apropiada su pH debe ser ligeramente alcalino. En una persona que esté en perfecto estado de salud el pH de la sangre debe estar entre 7,35 y 7,45. En todo momento la sangre se está autorregulando para no sobrepasar el pH de la franja anteriormente citada y no entrar en acidez metabólica, garantizando así el buen funcionamiento de las células de nuestro cuerpo, para un óptimo metabolismo. Las células que componen nuestros órganos obtienen las bases que neutralizan la acidez de nuestra sangre sobre todo después de haberse efectuado la metabolización de los alimentos alcalinos ingeridos.

Lo importante en resumen es que el Equilibrio del pH del cuerpo, debido a que nuestra forma de vida y hábitos alimenticios están pervertidos por décadas de publicidad e intereses creados de las industrias alimentarias y otras “cargas de estress”, nuestro ph tiene tendencia a ser ácido. El exceso de alimentos ácidos y la falta de alimentos alcalinos en nuestra dieta son clave en la tendencia del pH de nuestros sistemas.

Aquí es donde se establece la dualidad entre la alimentación alcalina y la acidificante para lograr estar en perfectas condiciones de salud.

¿QUÉ ES LA ALCALINIDAD Y LA ACIDEZ?

Todo elemento de la naturaleza reacciona en forma ácida o alcalina, este resultado se mide a través de una escala llamada pH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el pH 7 un pH neutro.

Es importante saber cómo afectan la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que tus células funcionen en forma correcta y adecuada su pH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el pH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45.
Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo obtiene las bases para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización de los alimentos.

¿QUÉ RELACIÓN TIENE LA ACIDEZ Y LA ALCALINIDAD CON LOS ALIMENTOS?

La verdad mucho, ya que los alimentos al igual que aportan macro y micronutrientes necesarios para la vida, aportan la acidez y alcalinidad necesarios para vivir sanos.

Uno de lo minerales más importantes para neutralizar la acidez de la sangre es el CALCIO, es decir que si tu alimentación tiende a ser ácida, tu organismo sacará de tus huesos, dientes y tejidos el calcio suficiente para neutralizar esta acidez, por lo tanto te puede ocasionar una desmineralización que te puede llevar a sufrir problemas de salud como: osteoporosis, caries, uñas frágiles y quebradizas, anemia, debilidad, problemas digestivos, etc.

En este punto es donde se establece la disyuntiva entre la alimentación alcalina vs. alimentos acidificantes para lograr estar sanos.
Los alimentos provocan una reacción ácida o alcalina que se ve reflejada en el pH de la sangre, independiente del pH interno de cada alimento, por eso podemos clasificar a los alimentos de la siguiente manera:

• Alimentos que alcalinizan la sangre:

– El agua
– Frutas (naranja, banana, uva, cereza, pomelo, mango, sandía, limón, lima, etc.)
– Verduras (arvejas, espinaca, tomate, lechuga, calabaza, papas, repollo, brócoli, espárragos, batata, etc.)
– Semillas
– Clorofila de las plantas
– Cereales integrales
– Miel

• Alimentos que acidifican la sangre:
– Carnes (de vaca, langosta, pollo, cerdo, pescado,etc.)
– Lácteos (helado, queso, yogur, etc.)
– Alimentos procesados, envasados/enlatados, cocinados
– Cereales refinados
– Azúcar blanca
– Sal refinada
– Harina refinada y todos sus derivados (productos de panadería, pastas, galletitas)
– Café
– Té
– Gaseosas
– Alcohol
– Cigarrillos
– Medicinas

Esto no quiere decir que destierres por completo estos alimentos de tu dieta, en absoluto, simplemente consúmelos con moderación.
Cuanta más información tengas sobre los alimentos ácidos y alcalinos y cómo afectan la salud, más podrás entender la importancia que la alimentación tiene en tu vida.

Si quieres más información acerca de alimentación saludable, dietas para alcanizar tu pH, orientación ó una consúlta escribe a contacto, pide una cita presencial o vía skype (usuario: Terapeuta multiespecie)

Biomagnetismo, Nociones generales y aplicación medicinal

Estándar

Desde que se inventó la agricultura, se domesticaron los animales y se aprendió a controlar el fuego, la humanidad empezó a separarse de la naturaleza y pensó que podía manipularla a su antojo.

Aún no se quiere entender que las actividades humanas, sobre todo a gran escala, afectan los sistemas ecológicos y el medio ambiente, y esos cambios, generalmente negativos, se vuelven contra cada ser alterando su homeostasis interna y su armonía con el medio.

Los avances científicos y el progreso de las sociedades ocurren a una velocidad tan rápida que han dejado
atrás viejos esquemas orgánicos, mentales y conductuales, donde el organismo humano, la mente y la conducta están rezagados porque no pueden evolucionar con la celeridad que requiere el mundo contemporáneo.

El desajuste entre el medio natural, el medio social, el organismo y las conductas, tienen consecuencias
psicosomáticas negativas, que se manifiestan a nivel físico como enfermedades y alteraciones conductuales.

Ante esta oscura perspectiva, es imperativa e ineludible la búsqueda de alternativas para la conservación y recuperación de la salud, tanto de quienes se enferman por excesos como de quienes lo hacen por carencias.

Es indudable la eficacia y eficiencia de las vacunas, los antibióticos y la cirugía y del potencial de la
medicina moderna; sin embargo, es necesario construir un modelo médico accesible a todos, económico,
compatible con la cosmovisión de los pueblos y sin efectos secundarios indeseables.

Actualmente, se ha acumulado un gran caudal de conocimientos sobre los aspectos relacionados con la
energía y la vida, conformando una disciplina denominada Bioenergética, la cual, aplicada a la medicina, ha
contado con valiosos aportes de físicos, químicos, biólogos, médicos y psicólogos entre muchos otros,
destacando entre ellos el Dr. Isaac Goiz Durán, quien es un pionero en esta área y ha colaborado en el establecimiento de las bases para construir un nuevo modelo médico.

El “Par Biomagnético”, considera las manifestaciones normales de los organismos dentro de un nivel energético común y a las manifestaciones patológicas fuera de él.

Esta nueva alternativa médica se basa en las propiedades magnéticas de los componentes del cuerpo humano.

Las células tienen minúsculas propiedades biomagnéticas, cada célula, tejido, órgano y sistema, así como las sustancias químicas asimiladas o desechadas producen su propia energía magnética, es por ello que los campos de energía de los diferentes órganos no permanecen estáticos sino que están sujetos a variaciones producto del estado de actividad y descanso o debido a influencias externas como son la entrada al cuerpo de sustancias en forma de comida o bebida, o la exposición a fuentes magnéticas naturales o artificiales.

El principio general en el que se basa el Par Biomagnético considera al desequilibrio del pH como causante
de la enfermedad, el cual se restablece mediante la aplicación de la energía magnética  como principal o único medicamento.

Debido a las propiedades de los imanes, a las respuestas corporales y a sus efectos es que se utilizan en medicina, actuando en el organismo de diferentes maneras:
• Estimulan los puntos de acupuntura y meridianos, es por ello que pueden ser utilizados especialmente
para aliviar el dolor.
• Influyen positivamente en las células sanguíneas debido a que magnetizan al núcleo de hierro de las
moléculas de hemoglobina.
• Aumentan el flujo sanguíneo y elevan la temperatura corporal.
• Aceleran la asimilación de sales, debido a la magnetización de los iones metálicos.
• Tienen influencia sobre los impulsos nerviosos, por lo que pueden utilizarse como anestésicos y para
controlar los ataques epilépticos.
• Propician el equilibrio entre el anabolismo y el catabolismo
• Desconfiguran los campos magnéticos de los microorganismos patógenos, debilitándolos o causándoles
la muerte, por lo que se recomienda su aplicación en el caso de enfermedades infectocontagiosas.